En USA y Toronto, mismo problema, diferente acciones

Published in Marcos Tamárez

En los Estados Unidos un hombre con un arma de fuego entra a una escuela y mata a más de una docena de personas. Otro individuo dispara contra personas que asisten a un concierto de música country matando a más de medio centenar e hiriendo a varios cientos, otro sujeto irrumpe en una sala de cine y asesina a más de una decena de personas, otro entra a una iglesia y también malogra la vida de decenas de feligreses. Entonces los políticos del país reaccionan enérgicamente pidiendo oraciones y plegarias para los familiares de las víctimas.

En Toronto, Canadá, un hombre dispara en una concurrida calle matando a una joven de 18 años y una niña de 10 y las autoridades de la ciudad reaccionan votando abrumadoramente a favor de una medida que busca presionar al gobierno canadiense para que prohíba la venta de pistolas y también para que el gobierno provincial prohíba las ventas de municiones para armas cortas dentro de la ciudad.

En Estados Unidos donde los tiroteos parecen formar parte de la cultura del país, las autoridades y los políticos no parecen preocuparse por la violencia armada y mientras ellos siguen ignorando la situación, estadounidenses inocentes siguen perdiendo la vida.

En Toronto, los políticos entienden que las plegarias no son suficientes para consolar el dolor de las víctimas de tiroteos y detener el problema. Por eso solo tres días después de que Faisal Hussain, de 29 años, abriera fuego en un tramo de la avenida Danforth, en el nombrado Barrio Griego de Toronto, matando a dos personas e hiriendo a otras 13, el Consejo de la ciudad entendió que hay que enfrentar el problema de las armas de forma más contundente. Por eso ellos votaron 41-4 a favor de la ya mencionada medida, que además exige al gobierno federal considerar penas más severas para los traficantes de armas, más recursos para manejar el tráfico interno de armas de fuego y exámenes más rigurosos para asuntos de salud mental y violencia de pareja para dueños de armas con licencia.

En Toronto, la violencia armada ha tenido un repunte preocupante este año, donde se han registrado ya 29 homicidios con armas de fuego, lo que supera los homicidios totales del 2017 cuando se registraron 24.

En Estados Unidos según Gun Violence Archive (Archivo de la Violencia Armada), para el 23 de julio se habían registrado 188 tiroteos masivos. Los tiroteos masivos, de acuerdo con el FBI son aquellos donde son asesinadas más de tres personas.

Sabemos que no es justo comparar un país con una ciudad, Estados Unidos cuenta con más de 300 millones de habitantes y Toronto, con poco menos de tres millones. Sin embargo, es obvio que en la ciudad canadiense entienden que las armas de fuego representan un problema y ellos lo están tratando enérgicamente y como debe de ser. Pero en los Estados Unidos, no ocurre lo mismo, las autoridades y los políticos ignoran el problema por miedo de perder todos los fondos que la industria armamentista les da para sus campanas.

Por eso, en este escrito lo que queremos resaltar es como ambos (USA y Toronto) reaccionan y actúan ante una misma problemática. Como Toronto, pone la seguridad de sus ciudadanos por encima de los intereses de las empresas de armas y como en Estados Unidos, se le da la espalda a la población para complacer los intereses de un grupo. Y mientras esto sucede, personas inocentes y en especial niños, siguen perdiendo la vida ante la indiferencia de quienes llamamos nuestros líderes.

Leer Historia

Los afroamericanos tienen su propia NRA

Published in Marcos Tamárez

Si vives en los EStados Unidos de seguro habrás oído hablar de la NRA, la poderosa Asociación Nacional del Rifle, la cual muchos responsabilizan por el gran número de tiroteos que ocurren en todo el país.

Si bien has de conocer sobre la NRA, quizás no tengas ni idea de que existe otro grupo similar y relacionado a las armas de fuego. Se trata de la Asociación Nacional Afro Americana de Armas (NAAGA por sus siglas en Inglés).

Me imagino que ya te habrás  dado cuenta de que se trata de un grupo conformado por personas de color. Esta entidad fue fundada en el 2015 y de acuerdo con un reporte de la Radio Pública Nacional (NPR), el número de miembros se ha triplicado desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca.

"Quería una voz para nuestra comunidad en la que pudiéramos sentirnos cómodos de reunirnos, un lugar donde pudiéramos venir y aprender sobre armas de fuego juntos en un ambiente muy pacífico y no amenazante ", dijo Philip Smith, presidente y fundador de la NAAGA, en una conversación con Scott Simon de NPR.

Él es dueño de un AK-47, un par de Glocks y, más recientemente, un rifle de caza. "Es realmente bueno para fines de autodefensa", dice sobre el AK-47. "Y creo que es una herramienta muy sólida".

El aumento en las membresias de la NAAGA sería una respuesta a la violencia racista y casos similares al de Stephon Clark quien fue asesinado de ocho disparos por un policía blanco en Sacramento. Pero Smith dice que es más que eso. "Es un monstruo de tres cabezas", dice. "Creo que, la gente está mirando el estado de los Estados Unidos en términos de robos, asaltos, cosas que suceden a diario".

Igualmente, dice, los afroamericanos propietarios de armas quieren protegerse contra algunas de las mismas amenazas que cualquier otro estadounidense. "El terrorismo es algo que asusta a los negros como a cualquier otra persona", dice. "Así que somos conscientes de eso".

También señala un clima nacional de racismo que muchos ven como una consecuencia de la elección de Trump. "Vemos lo que está sucediendo en la arena política en términos de las conversaciones y los tipos de conversaciones", dice. "Vemos personas que estaban al margen de la sociedad, digamos, hace ocho, nueve o diez años. Pero ahora están al frente hablando de varias cosas que son algo perturbadoras".

La NAAGA fue fundada el 28 de febrero del 2015, según su página de facebook. Este grupo dice tener como objetivo el que todos los afroamericanos tengan la oportunidad de acceder al uso de las armas de fuego tal como lo establece la 4ta enmienda de la Constitución estadounidense.

De acuerdo con su página web, la misión de la NAAGA es establecer una confraternidad educando sobre el legado de la posesión de armas para afroamericanos, ofreciendo capacitación que respalde el uso seguro de armas para la defensa personal y deportiva, y abogar por el derecho inalienable a defensa personal para los afroamericanos.

Sin embargo, la NAAGA no especifica en su web el número de miembros con los que actualmente cuentan.

Leer Historia

¿Quién podrá salvar a los fabricantes de armas?

Published in Marcos Tamárez

La industria de las armas de fuego está en problemas, no por la razón que debería (los tiroteos), sino por la gran baja en las ventas que ha estado experimentando el sector. Para los opositores a las armas –como yo- esto es música para los oídos, sin embargo no es algo para celebrar aún, porque debemos de recordar que estamos en Estados Unidos donde -no todos, pero sí muchas personas- aman las armas.

Una muestra del mal momento que está pasando la industria es que en la última semana de marzo la legendaria empresa Remington solicitó la protección por bancarrota del Capítulo 11 después de 200 años en el negocio.

Fundada en Nueva York en 1816, Remington es una de las fabricantes de armas más antiguas de Estados Unidos y una de las marcas más emblemáticas del mundo. La compañía, que tiene su sede en Carolina del Norte, fabrica una variedad de rifles, pistolas y escopetas a través de sus siete plantas, incluida una gran fábrica en Ilion, Nueva York, que ha estado produciendo armas desde la década de 1840.

La situación no solo ha tocado a Remington, sino que otras fabricantes de armas y municiones como Sturm Ruger, Vista Outdoor y American Outdoor Brands, que posee la marca Smith and Wesson, se han visto muy afectadas por la caída de las ventas.

¿Pero cuál es la razón por la que las ventas de armas han caído tanto? Aunque pueda parecer extraño, la causa de la debacle en el mercado tiene un nombre inesperado “Donald Trump”. Sí ¿Verdad que parece contraproducente?, porque Trump es un defensor de la tenencia de armas y es un aliado de la Asociación Nacional del Rifle (NRA).

Bueno, dejenme contarles como va el asunto. Durante la administración del ex presidente Barack Obama, los amantes de las armas temían que se implementaran fuertes restricciones a la comercialización de las armas y este miedo llevó a que estas personas compraran más armas para evitar tener que pasar por un posible tedioso proceso de revisión de antecedentes y demás. Esto a su vez llevó a que se marcaran récords de ventas en todo el país, siendo el año de las elecciones donde más armas se compraron ya que con la candidata demócrata a la presidencia Hillary Clinton, también se temía por más controles. Pero inesperadamente Trump fue declarado ganador de las elecciones del 2016, y los temores de leyes de control de armas más estrictos se fueron y las personas dejaron de comprarlas.

Este efecto ha sido precisamente el que ha llevado a la industria de las armas a la situación en la que se encuentra actualmente y a Remington a buscar protección ante la quiebra. ¿Recuerdan en el primer párrafos cuando dije que aun no se podía celebrar la bancarrota de Remington? La razón es que pese a sus problemas económicos que incluye una deuda de más de $ 600 millones, la empresa no piensa salir del mercado y darse por vencida.

La prueba de esto es precisamente el que Remington, que es propiedad de Cerberus Capital Management está buscando la protección del Capítulo 11. Esto le permitirá conseguir fondos para seguir operando. Y ya un juez federal le aprobó un préstamos por 75 millones de dólares para que la empresa pueda seguir fabricando armas a medida que funciona a través de la bancarrota. No obstante, en total Remington está solicitando un préstamo por $ 338 millones, el cual debe de ser aprobado antes del 29 de abril.

La posición de Remington de no tirar la toalla es la misma que toda la industria tiene y aunque todo indica que se necesitaría de un milagro para impulsar las ventas, no podemos dar por asentado el que este sector permanecerá como se encuentra actualmente.

¿Pero como los fabricantes de armas lograran mantenerse a flote? La matanza en la escuela secundaria de Parkland y el tenue debate de más controles no han funcionado en esta ocasión, pues recordemos que tras un tiroteo las ventas de armas siempre habían aumentado.

Ahora, si la matanza de Parkland no fue beneficiosa ¿cual sería el siguiente paso para revitalizar la comercialización de armas? Eso es simple, volver a crear el efecto Obama y esto se lograría estimulando la idea de que se implementaran más controles, por eso no debe de extrañarnos si un dia de estos Trump comienza a hablar de este tema o uno que otro congresista –que de seguro sería demócrata- propone o somete un proyecto de ley con tal finalidad. Si los amantes de las armas ven la sola posibilidad de una ley que haga más difícil el comprar armas, ya está demostrado que ellos abarrotarían las tiendas para comprar uno que otro riflecito o pistolita en amparo de la 2da Enmienda.




Leer Historia
Subscribe to this RSS feed