Autoridades fallan al proteger a nuestros niños en las escuelas

Published in Marcos Tamárez

Aunque oficialmente el verano no termina hasta el próximo 20 de septiembre, para los residentes de New York y algunos otros estados, la temporada del sol, el calor, las playas, las piscinas y las parrilladas concluyeron el pasado día 3 con el fin de semana del Día del Trabajo o Labor Day.

Este asueto, que pone fin al verano en los Estados Unidos, también significa que los niños que aún no han regresado a las escuelas, estarán iniciando el año escolar 2018 – 2019.

Ahora que nuevamente estamos enviando a nuestros niños a un aula, se hace necesario preguntarnos ¿qué tan seguros ellos estarán en nuestras escuelas? y ¿Qué tanto han hecho las autoridades para garantizar que cada niño que ocupe una butaca en un salón de clases pueda regresar con sus padres al final del día escolar?

No hay dudas de que, durante el receso de verano, el tema de la seguridad ha sido debate en cada uno de los distritos escolares del país, porque las situaciones de hombres armados en los centros escolares cada vez se hacen más común.

Esta, no ha sido, ni será la primera vez que las autoridades educativas tratan esta situación, pero si miramos las decenas de incidentes con armas de fuego en los últimos años, está claro que nada ha funcionado correctamente y nuestros niños siguen siendo objetivos y victimas del amor a las armas.  

Durante años las autoridades han tratado infructuosamente de encontrar la forma de mantener las armas lejos de las escuelas. Quizás frustrados por fallar en esto, las actuales autoridades de educación encabezada por Betsy DeVos, han planteado una alternativa que incluye todo lo contrario, que es llevar, las armas a los salones de clases, razón por la cual ha dado la autorización para que los distritos escolares puedan usar parte del dinero destinado para la educación de nuestros niños y jóvenes para las armas de fuego.

En una iniciativa difundida por la cadena Fox tras los más recientes tiroteos en escuelas, DeVos y otras autoridades del gobierno, creen que un arma de fuego en un salón de clases daría más seguridad, debido a que supuestamente, los profesores quienes serían los encargados de portar las armas, podrían enfrentar a cualquier posible tirador activo.

No se cómo funciona el razonamiento de las actuales autoridades, pero de seguro que la sensatez no es una de sus más grandes virtudes y como muestra es que se apoye dicha estupidez. Porque seamos honesto, es casi imposible que una persona armada pueda ser detenida antes de que realice algún daño. Sé que se dirá que al menos se podría minimizar el número de víctimas. Pero si esa es la idea de las autoridades, ellos sencillamente le han fallado al pueblo estadounidense en su función de proteger a la ciudadanía, en especial a los más indefensos como nuestros niños.

La visión del Gobierno, siempre tiene que ser la de garantizar la protección de los ciudadanos, y no adoptar una actitud de que minimizar un daño seria el resultado idóneo. Si las autoridades mantienen ese pensamiento, es claro que estamos jodidos. Y nosotros como miembros de esta sociedad debemos de alzar nuestras voces y demandar la garantía de que cada niño tenga un ambiente agradable para aprender y que cada día puedan regresar sanos y salvos con sus padres y familiares. Eso no es mucho pedir.

Leer Historia

Gobierno propone aumentar renta a residentes pobres

Published in Marcos Tamárez

Aquí tengo noticias para las personas de bajos ingresos que viven en el sistema viviendas del gobierno o Housing, como comúnmente se le conoce.

El secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, el doctor Ben Carson, uno de los pocos, sino el único funcionario de color en la presente administración, tiene un plan que ofrece una forma para que los inquilinos de Housing salgan de la pobreza.

Así lo hizo saber este jueves el propio Carson, quien asegura que su propuesta desea alentar a las personas a aumentar sus ingresos consiguiendo empleos.

Por eso, el Doctor, piensa que la mejor para que los pobres salgan de la pobreza es pagando más por su renta. Sip, así mismo como suena, Carson ha propuesto aumentar la mensualidad de las viviendas para los residentes de Housing. Según Prensa Asociada, el aumento sería de un 20%. Esto contrario a la ingeniosa estupidez de Carson, dejaría a muchas personas pobres con menos dinero para poder vivir.

Carson justifica su irracional plan, alegando que, si las personas deben pagar más por sus viviendas, esto los motivaría a buscar empleos.

El plan de Carson, debe de pasar por el Congreso de Estados Unidos, pero si es aprobado, aumentaría el porcentaje de ingresos que los inquilinos pobres deben pagar del 30 al 35 por ciento. Eso significa que los ocupantes de viviendas públicas en Albany, Schenectady y Troy podrían ver una subida de más de $ 60 por mes, según un análisis realizado por el Centro de Presupuesto y Prioridades de Políticas proporcionado a AP.

La propuesta también permitiría a las autoridades de vivienda introducir requisitos de trabajo e incrementar la renta mínima de $ 50 a $ 150 por mes, pero dejaría no incluiría a los inquilinos ancianos y discapacitados.

Aunque el plan es cruel, Carson lo llama una forma de salir de la pobreza. Algo que por más vuelta que le doy no me cuadra, porque no puedo entender como una persona puede salir de la pobreza si tiene que gastar más dinero.

De acuerdo con las estimaciones de HUD, 2 millones de hogares se verán afectados de inmediato por la propuesta, mientras que otros 2 millones verán que sus aumentos de alquiler se implementarán gradualmente durante más de seis años.

No puedo entender cómo funciona la lógica del doctor Carson, pero debemos de recordar que estamos hablando de un individuo que cree que los esclavos fueron inmigrantes. Además, es el mismo hombre que piensa que todo debe de ser costoso, pues no olvidemos que él gastó $ 31,561 del dinero de los contribuyentes en un juego de muebles de comedor para su oficina.

Leer Historia

Las armas de fuego y las escuelas

Published in Marcos Tamárez

No importa cuántas veces las autoridades repitan que las escuelas nunca antes han estado tan seguras como en la actualidad. No importa cuanto ellos insistan en que están tomando todas las medidas necesarias para mantener a nuestros niños fuera de peligro. No importan cuanto ellos se esfuercen por vendernos esa idea, si los hechos dicen todo lo contrario.

No es que tenga la intención de alarmar a la población, pero los hechos acaecidos desde el pasado primero de enero son más que claros y cuentan una historia distinta a la que las autoridades nos dicen sobre la seguridad en las escuelas del país.

Desde que las escuelas reabrieron tras la pausa de Navidad, a nivel nacional para el día 1 de febrero se habían registrado un total de 12 incidentes con armas de fuego en centros educativos del país. Solo tres de ellos ocurrieron en un lapso de 6 seis días.

Las autoridades escolares y gubernamentales se han pasado los últimos años repitiéndonos que nuestros niños están seguros en las escuelas, pero lo que hemos visto y muchas familias han tenido que vivir en lo que va de este año, nos deja claro que ellos están equivocados. No sé qué ustedes piensan, pero en lo personal, creo que nuestros niños no deberían de ir a la escuela bajo la posibilidad de que en cualquier momento pueda ocurrir un tiroteo, pero mucho menos, ellos y nosotros deberíamos de dar como un hecho de que un tiroteo es algo que podría suceder en cualquier momento.

Lamentablemente, eso es lo que está ocurriendo, nuestros niños han tenido que aprender en nuestras escuelas que un tiroteo en un lugar de enseñanza es algo con lo que deben de vivir, porque ha sido y es más fácil para nuestras autoridades enseñarles eso, que simplemente lidiar con el verdadero problema, que es establecer controles de armas más estrictos.

En vez de someter a nuestros niños a aprender cómo manejar una situación de un tirador activo, se les debería de enseñar en las escuelas que las armas son peligrosas y que no representan ningún beneficio para los portadores. Pero claro, nuestros niños no son grandes donadores de las campañas electorales de nuestros legisladores. Los fabricantes de armas y la Asociación Nacional del Rifle (NRA), sí lo son, ellos disponen de millones de dólares para las campañas de nuestros legisladores. Sí, esas personas que van al Capitolio en Washington o a las salas capitulares de nuestros estados a representar –supuestamente – a sus electores, o sea, nosotros, pero que a la larga solo responden a los intereses de sus grandes donantes.

Las escuelas deben y tienen que ser un lugar seguro para nuestros hijos y nosotros como miembros de esta sociedad, como votantes y como contribuyentes debemos de demandar de nuestras autoridades más control sobre las armas de fuego, porque asignando más policías a las escuelas o autorizando a los maestros a llevar armas a los salones de clases, no se garantiza la seguridad de los niños, porque el fuego no se combate con fuego.

 

Este artículo fue publicado orginalmente el 9 de febrero del 2018

Leer Historia
Subscribe to this RSS feed