Colin Kaepernick, izquierda
Colin Kaepernick, izquierda

El verdadero problema con las protestas en la NFL

Featured
Marcos Tamárez

La pasada semana los propietarios de los equipos de la Asociación Nacional de Futbol Americano (NFL) aprobaron a unanimidad una nueva política sobre la interpretación del himno nacional durante la apertura de los partidos.

La nueva, pero extraña política obliga a que los jugadores de futbol americano se pongan de pie durante se entonan las notas del himno nacional estadounidense. Pero da la oportunidad a los deportistas a permanecer en los camerinos.

La medida sin precedentes, que podría degenerar en multas contra los jugadores que protesten, llega luego de las tantas protestas realizadas durante las últimas dos temporadas de la liga. El movimiento fue iniciado en 2016 por el ex mariscal de campo de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, quien optó por arrodillarse durante la entonación del himno en protesta por la desigualdad racial y la brutalidad policial contra los afroamericanos.

Kaepernick fue secundado por muchos otros jugadores, pero esto no ha sido muy bien visto por muchas personas, incluyendo a muchos políticos, quienes han expresado que la protesta de Kaepernick es un irrespeto a los símbolos patrios de este país.

A las críticas también se unió Donald Trump, quien en varias ocasiones ha dicho que los jugadores que protesten durante los partidos de la NFL deben de ser despedidos, por lo que para muchos la medida tomada por los dueños de equipos es en respuesta a las críticas de Trump.

El sábado posterior a la aprobación de la nueva política, el representante por Nueva York, Peter King comparó el arrodillarse durante el himno con el saludo nazi y desestimó las protestas de los jugadores.

¿Qué tan justo y democrático es obligar a los jugadores a estar de pie durante la ceremonia de apertura de un partido? ¿qué tan libres son las personas a las que se les niega el derecho de protestar y expresar su descontento con el sistema? Porque esto, es precisamente lo que está pasando en este momento en la NFL. Los propietarios de los equipos están buscando reprimir las voces de protestas de un grupo que está siendo maltratado, un maltrato que se ha incrementado en los últimos meses donde el sentimiento racista se ha dejado ver con más frecuencia y las muertes infundadas de hombres de color a mano de la policía siguen ocurriendo.

El respecto a la bandera debe de ser incondicional, en eso estamos de acuerdo, porque es una de las formas de mostrar nuestro respecto al país, pero con las protestas de los jugadores de la NFL, no se está irrespetando al país, por lo contrario, se están defendiendo los valores en los que se fundó esta nación, porque cada vez que un jugador se ha arrodillado, lo ha hecho para pedir justicia y respecto para un grupo de conciudadanos que está siendo víctima de injusticias.

Pero, al parecer la justicia no es para todos, porque si eres negro o miembro de una minoría en los Estados Unidos, entonces la justicia profesada en la Constitución, no te aplica y es eso precisamente lo que los dueños de equipos de la NFL están haciendo, desestimando la existente desigualdad racial y respaldando el maltrato a los hombres y mujeres negros del país. Al fin y al cabo, las victimas solo son pobres negros, y ellos -los dueños-, son un grupo de personas blancas que están tratando de proteger sus negocios y esos negocios, son mucho más importante que las personas de color en los Estados Unidos.

El verdadero problema no está en irrespetar la bandera al arrodillarse durante la interpretación del himno nacional, el problema está en que el movimiento fue iniciado por un hombre negro -Colin Kaepernick- y la protestas son realizadas mayormente por jugadores negros, para defender los derechos de la gente negra en los Estados Unidos de América, “la nación de la libertad”.

Última Modificación: Martes, 29 May 2018 16:41
(0 Votos)
Leido 90 times