imagen extraida desde www.aclu.org
imagen extraida desde www.aclu.org

Un sistema estúpido que hace niños terroristas

Featured
Marcos Tamárez

Es entendible que las autoridades reaccionen lo más rápido posible ante cualquier amenaza terrorista o de una matanza. Es totalmente comprensible que las autoridades intervengan cuando se reporte de que una persona tiene la intension de llevar a cabo alguna matanza contra inocentes.

La historia reciente de los Estados Unidos ha demostrado que ninguna posible amenaza o señal de atentado contra la vida de inocentes debe de ser tomada a la ligera. Los trágicos sucesos de Colombine, Virginia Tech, Las Vegas, Sandy Hook y Parkland entre otros, son las más acertadas muestras de que la población civil está a merced de cualquier mal intensionado que solo desee hacer daño y lastimar a otros, y las autoridades no deben descuidarse en eso.

No importa si el sistema estadounidense facilita que estas tragedias ocurran, no importa si los perpetradores son enfermos mentales, no importa si al gobierno y a los políticos les importa un bledo la ocurrencia de estos horribles sucesos, lo que sí importa es que cualquier denuncia, amenaza y hasta en casos extremos, la sola sospecha de un ataque debe de ser atendida con inmediatez e investigada – eso sí -  con la finalidad única de prevenir matanzas.

Es evidente que la población estadounidense –por más normal que se vea-  sale a las calles con miedo, con el temor de convertirse en una de las tantas victimas que cada año su suman a los tiroteos masivos. Por eso, nadie se toma a la ligera cualquier amenaza o cualquier posible indicio de un plan para cometer una matanza. Sin embargo, debemos de estar claros que, en muchas ocasiones, las denuncias son falsas, pero en otros casos las mismas tienen razón de ser. No obstante, tenemos que ser realistas y saber que anualmente son mas los actos terroristas internos que ocurren en territorio estadounidense que los complots que las autoridades desarticulan. De todos modos, y hay que reconocerlo, los cuerpos de seguridad ciudadana y la justicia del pais actuan con mucha deligencia en cada denuncia y lo hacen con tanto esmero, que en muchos casos exajeran la situacion.

Esa exageración es precisamente lo que ocurrió la pasada semana en Long Island donde un estudiante fue arrestado y ahora enfrenta cargos por amenaza terrorista. Esto es un procedimiento normal, pues las personas no pueden estar haciendo amenazas sin recibir un castigo. Eso es simple lógica, ¿cierto? ¿Pero qué pasa si quien hace la amenaza es un niño de 11 años…se deberá de actual como si se tratara de un adulto?  

De acuerdo con reportes de varios medios de comunicación, un estudiante de apenas 11 años de edad, dijo en su autobus escolar que portaba consigo una bomba y un arma de fuego. Esto fue reportado por otros dos estudiantes, lo que es completamente comprensible, ya que la sociedad y en especial los estudiantes, están más que asustados con esto de los ataques a centros escolares. También es más que aceptable el que la policia actuara ante la denuncia. Pero lo que no es aceptable y resulta totalmente irracional, es que después de que se comprobara que todo era falso a este niñito de 11 añitos se le presenten cargos por unas cuantas palabras equivocadas.

Es completamente injustificable y hasta estúpido que tras comprobarse que el niño estaba solo blofeando con sus compañeritos en el autobús, a éste se le trate como un terrorista y no se le diera quizás una reprimenda y algún tipo de castigo más adaptado a lo que él realmente es, un niñito de 11 años.

Pongamos las cosas en perspectivas, ¿qué tan en serio tomar a un niñito, que tan seria puede ser una amenaza de esta índole viniendo de un niño?, ¿Qué tan fácil se le hace a un niño conseguir una bomba?, por Dios seamos más sensatos, porque como sociedad estamos actuando como estúpidos y nuestros niños son los que están pagando nuestros errores.

Quizas para muchos, está bien que a un niño de 11 se le trate como terrorista con la excusa de que se debe de mandar un mensaje claro y fuerte contra este tipo de acciones, pero ¿es esa la forma en que nuestros niños deben de ser tratados?, ¿Es tratar a nuestros niños como terroristas el mensaje correcto para ellos o ¿es que al fin y al cabo ellos no son niños? y siendo así ¿Por qué le debemos de exigir que actúen como adultos cuando nosotros actuamos como niños?

En definitiva, lo que realmente está pasando aquí es que nosotros los adultos, la sociedad y el sistema en sí, queremos tapar el hecho de que le hemos y le estamos fallando a nuestros niños... Pero recuerde que todo lo que los niños hacen lo aprenden de nosotros, ellos son el reflejo de nosotros, son el reflejo de la sociedad en la que viven y encasillar como terrorista y tratar como criminal a un niñito de 11 añitos, es la prueba ferviente de que como nación estamos mal.

Última Modificación: Lunes, 30 Abril 2018 01:27
(0 Votos)
Leido 63 times