Senadores derogan decreto que protegía a negros y latinos

Noticias

El Senado derogó esta semana un controvertido decreto del Buró de Protección Financiera del Consumidor (CFPB) sobre financiamiento de préstamos para automóviles que protegía a las personas de discriminación o de ser sobrecargados con intereses extras a la hora de comprar un vehículo.

En una votación que podría sentar un precedente para que los republicanos deroguen una amplia gama de regulaciones, los senadores republicanos tuvieron una mayoría  51-47 para derogar la orientación de 2013 del CFPB sobre "márgenes de beneficio de los concesionarios": el interés que un concesionario agrega al préstamo de un tercero como una compensación extra.

Suponiendo que la Cámara de Representantes apruebe la medida, es probable que la guía de préstamos automáticos del CFPB sea la primera regulación informal derogada por el Congreso a través de la Ley de Revisión del Congreso.

Si bien el Congreso ha utilizado la Ley de Revisión del Congreso más de una docena de veces desde 2017 para derogar las normas formales emitidas bajo el mandato del ex presidente Obama, nunca antes ha utilizado la ley para derogar una orientación que proviene de una agencia gubernamental. Los republicanos ahora están buscando hacerlo, y podrían ir tras una serie de medidas regulatorias que se habían considerado fuera de los límites.

El senador Joe Manchin (W.Va.) fue el único demócrata que votó a favor de derogar la orientación del CFPB, mientras que los senadores John McCain (republicano por Arizona) y Tammy Duckworth (demócrata por Illinois) se perdieron la votación.

Se espera que la resolución pase fácilmente a la Cámara, y la Casa Blanca anunció que los asesores de Donald Trump recomendarían que lo firme.

"El objetivo aquí es simple: queremos proteger a los consumidores y creadores de empleos de la interferencia innecesaria de la burocracia federal", dijo el líder de la mayoría en el Senado Mitch McConnell (R-Ky.).

Sin embargo, lo que él no dice es que la derogación de esta medina solo beneficiaría a las agencias automotrices y afectaría a las personas de color y latinos.

El CFPB había tratado de eliminar los márgenes de los concesionarios por las preocupaciones de que a los clientes negros y latinos se les cobraban tasas más altas que a los blancos con idénticos perfiles de crédito, citando varios análisis, incluido el suyo, de datos de préstamos para automóviles.

La oficina en marzo de 2013 dio a conocer una guía normativa que advierte a los concesionarios de automóviles sobre los riesgos legales de los márgenes de los concesionarios y cómo el CFPB tomaría medidas enérgicas en virtud de la Ley de Igualdad de Oportunidades de Crédito para los vendedores que ofrecen tarifas discriminatorias.

"Las políticas de prestamistas que brindan a los concesionarios este tipo de discrecionalidad aumentan el riesgo de disparidades de precios entre los consumidores según la raza, el origen nacional y potencialmente otras bases prohibidas", dijo la CFPB en un comunicado en el que anunciaba la política.

La política de autoseguro no se emitió como una norma formal, sino que sirvió como justificación legal para una serie de demandas de la CFPB contra los concesionarios de automóviles.

El CFPB y el Departamento de Justicia demandaron a Ally Financial en diciembre de 2013 por casi $ 100 millones en multas y daños a clientes minoritarios. Alegaron que prestatarios negros, hispanos, asiáticos e isleños del Pacífico pagaron tasas de interés más altas para sus préstamos para automóviles entre abril de 2011 y diciembre de 2013.

El CFPB también demandó a Honda y Toyota por diez millones de dólares por cargos similares.

Última Modificación: Viernes, 20 Abril 2018 14:08
(0 Votos)
Leido 70 times