Opinión: Estúpidamente seguimos ignorando la pandemia

Destacada
Opinión

Actualmente Estados Unidos está enfocado en el posible proceso de destitución – el segundo - contra Donald Trump. También trata de reponerse de las feas imágenes de insurrección del pasado 6 de enero, pero el país se enfoca en eso, se está olvidando de que cada día miles de sus ciudadanos están perdiendo la batalla contra la – ya ignorada, pero no desaparecida – pandemia que maltrata al mundo desde principio del año pasado.

No quiero decir que lo ocurrido en el Capitolio no sea relevante, pero el que miles de conciudadanos estén falleciendo día tras día en este país, es algo que debe de ser tomado con más seriedad y responsabilidad.

El miércoles 13 de enero, marcó el segundo día de este mes en que más de 4 mil estadounidenses fallecen en un lapso de 24 horas, 4,406 para ser más exacto, según el registro de conteo de Google. Todas estas muertes están ocurriendo sin que nos inmutemos, o mostremos la mínima condescendencia y están ocurriendo sin que hagamos lo suficiente para frenar esta tragedia de gran magnitud.

Cada día del pasado mes de diciembre y cada día de lo que va de enero han sido días trágicos para este país, aún más trágicos y devastadores que los ataques del 11 de septiembre del 2001 en el que cerca de 3,000 personas murieron. Esa desgarradora cifra de muertos en un día, ha sido superada muchísimas veces en las últimas semanas. Lo que esta pandemia ha hecho con el pueblo estadounidense es una masacre garrafal, sin precedentes en la historia de este país.

Aunque muchos se mantienen empecinados en negar esta desgarradora realidad, tras tantos meses de pandemia, no seria justo solo culpar al coronavirus, ya que tanto las autoridades como la población en si son responsables de esta tragedia. El gobierno de EEUU ha brillado por su incapacidad de crear un plan para controlar la propagación del virus, y por el contrario, con Donald Trump a la cabeza, ha sido el principal artífice del fracaso del país ante la pandemia. Los mensajes – de Trump - fuera de contexto, basado en mentiras y desinformación han servido como combustible para la propagación del coronavirus, que sigue matando gente sin piedad alguna. Así mismo han ayudado a alimentar en gran parte de la población de que el virus no es relevante.

Por el otro lado esta la población, esa, que se ha negado a tomar el coronavirus en serio, esos que han antepuesto sus intereses y porque no, su egoísmo por encima del bien común. Paradójicamente, muchas esas personas, son las que se autoproclaman patriotas y amantes del país, sin embargo, con su conducta han demostrado que ellos solo se preocupan por si mismo y que le vale madre el ser un ente de propagación de un virus mortal.

El ser humano se jacta de ser el único ser viviente inteligente y capaz de racionalizar, pero el COVID-19 nos ha dejado en claro, que como especie somos ineptos e incapaces de actuar con inteligencia, porque, así como lo han hecho uno que otros países, si desde un principio hubiésemos seguidos los protocolos de salud recomendados por las autoridades – distanciamiento social, frecuente lavado de las manos, uso de mascaras y evitar grandes reuniones – hoy no estaríamos hablando de la masacre diaria que nuestra sociedad está confrontando cada día con la muerte de miles de personas cada 24 horas.

Durante meses estuvimos rogando por una vacuna y esa vacuna ya está aquí, y ahora ya que disponemos de ella, el gran desafío que las autoridades enfrentan para controlar y posteriormente erradicar el coronavirus, es el convencer a las personas de recibir la vacuna para conseguir su inoculación ante este peligroso virus que suma más de 380,000 muertes en Estados Unidos, la mayor cantidad de todo el mundo.

Modificado: Miércoles, 13 Enero 2021 17:46
(0 votos)
Leído 68 veces
Eitqueado en :