Hay varias razones por las que no me gustan las fusiones de empresas. Una de esas razones es que cuando una compañía adquiere a otra deja a muchas personas sin empleos y eso es precisamente lo que se ha estado informando esta semana que ocurrirá con la compra de Time Warner por parte de AT&T.

El martes, un reporte de Motherboard y de varios otros medios estadounidenses indicaba que AT&T tiene planes de realizar un despido muy significativo de empleados. Los despidos se realizaran en varios estados incluyendo Nueva York, Nueva Jersey y California.

Para hacerse con Time Warner AT&T pagó 85 mil millones de dólares, lo que según varios informes dejó a la telefónica con una deuda que supera los $ 170 mil millones, razón por la cual AT&T está buscando reducir sus gastos a través de despidos y la venta de algunos activos.

Recientemente reportamos que AT&T está en conversaciones con Disney para vender su participación del 10% en Hulu por un valor superior a los $ 900 millones, dinero que espera poder abonar a su deuda. Es obvio que la empresa está tratando de reorganizarse y a la vez reducir gastos, pero este proceso vendrá a expensas de los empleados y nada quita que también los consumidores terminen pagando por el alto endeudamiento de AT&T.

Hasta la fecha se desconoce cuando estos despidos se pondrán en marcha y el número total de personas que perderán el sustento de sus familias, pero los mismos parecen ser inevitables ya que AT&T está arropada de deudas y además tiene planes de invertir grandes de sumas de dinero en la creación de contenido para su recién adquirida cadena HBO y en su próximo servicio de video WarnerMedia.

Publicado en Noticias