No soy de las personas que les gusta leer las críticas de las películas que deseo ir a ver al cine. Sin embargo, en estos días resulta casi imposible el no toparse por lo menos con uno que otro titular sobre las evaluaciones de los filmes que más atención llaman. Hoy voy a hablar sobre “Glass”, la película que cierra después de casi 20 años la trilogía de superhéroes del director M. Night Shyamalan.

Esta trilogía se inició hace 19 años con el filme Unbreakeble o Indestructible protagonizada por Bruce Willis (David Dunn) y Samuel L. Jackson (Mr. Glass) y continuó en 2016 con Split (Múltiple como se tradujo al español) la cual fue estelarizada por James McAvoy (Kevin Wendell Crumb). No voy a dar detalles sobre ambas películas y me centraré en decir que me pareció la película Glass.

Como dije anteriormente, es difícil el no ver los titulares sobre las criticas de películas. Específicamente sobre Glass las opiniones han sido variadas, algunos la han tildado de desastre, confusa, aburrida y sin sentido, mientras que otros han resaltado como positivo la trama y las secuencias de acción. Quizás si ya la viste tendrás tu propio parecer, pero en lo que a mi concierne, creo M. Night Shyamalan, logró su objetivo con esta película. Mostró perfectamente la influencia que durante décadas han tenido en la cultura popular las historietas, paquitos o como quiera que usted les llame a los comics. Porque al fin y al cabo es sobre esto en que se basa esta trilogía.

Aunque en momentos, el desarrollo de la película se torna algo lento y el personaje de Sarah Paulson resulta un poco desesperante, al punto que llegue a desear que la mataran, hay que resaltar que la trama en generar y las secuencias de acción te mantienen pegado al asiento.

Recordando que Glass y sus dos predecesoras, son películas sobre superhéroes y villanos, creo que M. Night Shyamalan captó de forma muy realista lo que podría ser un héroe y un villano en la vida real, además de distanciarse audazmente de lo que son los superhéroes que nos ofrecen Marvel y DC.

Pero lo más impresionante de la película, lo que más justifica el precio de la taquilla, es la actuación de James McAvoy. Si ya viste Split y pensaste que este actor no podía superar lo hecho en el filme del 2016, te digo que estas errado, porque en Glass, hay que olvidarse de Willis y Jackson, porque McAvoy tuvo un desempeño que solo se puede considerar como superfluo.

Como ya he dicho varias veces, Glass es el cierre de una trilogía, por lo que no se esperan más películas sobre la idea de M. Night Shyamalan, sin embargo, el final deja un aspecto inconcluso.

¿Se acuerdan del personaje interpretado por Sarah Paulson, el que llamé desesperante? Bueno ese personaje es el de la doctora Ellie Staple, quien es una psicóloga especializada en tratar a personas que se creen superhéroes o villanos. Ella forma parte de una organización secreta que busca evitar que la existencia de individuos con las características de Dunn, Crumb y Mr. Glass salga a la luz pública.

La película concluye y no da mas detalles sobre el grupo al que pertenece la Dr. Staple y el cual se identifica con un tatuaje de un trébol de tres hojas.

Publicado en Noticias