07 Marzo 2020

Prohibido jugar al aire libre

Escrito por

Yo viví mi infancia entre los años 80 y 90 y recuerdo lo agradable que era salir al frente de mi casa o la casa de uno de mis amiguitos para poder jugar. Bueno, aun de adulto recuerdo el grupo de jóvenes que nos reuníamos al final de la tarde en nuestra calle para jugar al baloncesto en un aro improvisado que teníamos.

El poder disfrutar de la libertad de jugar con amiguitos o montar bicicleta al aire libre es uno de las grandes cosas que cada persona debe poder hacer, bueno, esto si no se vive en un complejo de viviendas de Long Island, Nueva York, donde los padres que dejen a sus hijos jugar fuera de sus casas podrían ser multados con $150 dólares cada vez que esto suceda.

La noticia salió a relucir a finales de febrero cuando la División Estatal de Derechos Humanos se puso del lado de los administradores South Shore Villas en West Babylon, quienes notificaron a Robert y Angelica Parker que les impondrían la referida multa por permitir que su hijo Liam montara su triciclo en el área común del complejo de viviendas.

A raíz de esto la pareja puso una queja ante el estado en septiembre pasado. El martes 25 de febrero, el estado dictaminó a favor de la junta del condominio alegando que ellos solo están haciendo cumplir los estatutos. La decisión marca un gran precedente que podría repercutir más allá de South Shore Villas, pues ahora cualquier condominio puede prohibir y posteriormente multar a familias por permitir que sus hijos se diviertan al aire libre.

Según reporta el New York Post el asunto también tiene que ver – como siempre – con dinero, pues el abogado de la Asociación de Condominios dijo que un niño jugando en la calle un complejo de viviendas podría costarles mucho dinero a los residentes del lugar. Ya que existe la posibilidad de que pueda ser atropellado por un vehículo y el seguro del condominio automáticamente aumentará.

En definitiva, la idea de la Asociación de Condominios es por un lado tener un argumento para multar a los residentes y por otro lado, no tener que pagar más dinero, mientras los niños son sometidos a vidas aburridas, infelices y miseras encerrados en sus casas, quizás jugando videojuegos y engordando como marranos.

Leer 57 times Modificado En 08 Marzo 2020