13 Febrero 2020

Las armas de fuego son un problema que muchos se niegan a ver Destacada

Escrito por

Me imagino que se enteraron de la matanza ocurrida el pasado fin de semana en Tailandia. Sino lo han hecho, esta bien, en breves palabras yo los pongo al tanto. Sucede que, al mejor estilo estadounidense, un soldado del ejército tailandés mató a 29 personas e hirió a otras 58 valiéndose del uso de armas de fuego, según las autoridades de ese país.

No les voy a cansar con muchos detalles de esta horrenda matanza, porque lo que quiero señalar de este hecho que hoy enlutase al pueblo tailandés es lo que – según el gobierno de ese país – llevó a que el soldado Jakrapanth Thomma les arrebatara la vida a tantas personas inocentes.

De acuerdo con las declaraciones del primer ministro de Tailandia, Prayut Chan-o-cha, un arranque de ira fue lo que dio al traste con la mayor matanza de su país. El líder relató a los medios que el militar había tenido una disputa con un compañero de armas sobre la venta de unos terrenos. La situación escaló tanto que Thomma mató a su compañero, luego disparó contra otros militares, para posteriormente robar un vehículo, un arma y cientos de balas y dirigirse a un centro comercial de la zona.  Mientras conducía hacia el lugar iba disparando a personas que estaban en la calle.

Tras el fatídico tiroteo, se ha informado que el hombre tenía problemas de depresión – la misma justificación que se da cada vez que ocurre una matanza de esta magnitud en los Estados Unidos – pero la verdad es otra. Porque lo ocurrido en Tailandia, solo pone en evidencia lo peligrosas que son las armas de fuego, no solo en las manos equivocadas, sino también en las manos de personas capaces y sensatas. Las personas somos humanos y los humanos podemos explotar un día cualquiera y dejarnos llevar por la ira, tal y como ocurrió con Thomma, y si una persona, por más sensata que sea, pierde el control y en el momento que esto pasa tiene un arma de fuego en su poder, el desenlace puede ser fatal, especialmente para inocentes.

Por eso siempre he insistido de que el problema con las armas de fuego no es la salud mental en sí, sino las propias armas de fuego y el acceso – muchas veces fácil – que los individuos tienen a estas. Ojalá y algún día, especialmente en Estados Unidos – donde las matanzas con armas son cosa común - las autoridades puedan entender eso y tomar carta en el asunto.

Leer 188 times