18 Junio 2019

La Policía se ha convertido en una institución de terror y miedo Destacada

Publicado por

En este sitio he hecho todo lo posible para mantenerme lejos de las noticias que no tengan que ver con el cine y la TV. Pero hay cosas que llegan a los medios que como ciudadanos y como personas no podemos ignorar, porque, aunque así pudieran parecer, no son casos aislados, son situaciones que ocurren cada día y hay personas viviéndolas y es por eso que debemos de hacernos eco de este tipo de hechos.

El caso que me atañe hoy es el ocurrido el pasado mes en Phoenix, Arizona que involucra a varios agentes de policía tratando a una familia como si fueran basara. Varios videos muestran a un policía gritándole obscenidades a una mujer a la que intenta arrestar. Si no has oído del caso, creo que no resulta difícil imaginarte que el policía es un hombre blanco y – claro – la mujer es de piel negra.

Quizás pensaran, pero de seguro se trataba de una criminal o una persona que acaba de cometer un gran crimen, como dispararle a otra persona, atropellar a un peatón y huir de la escena o algo por el estilo. Bueno, lamento decepcionarte, porque no, la mujer estaba llegando a un complejo habitacional luego de haber visitado una tienda con su pareja y sus dos niñas de 4 y un año de edad. Después de que la familia, dejara el establecimiento, los empleados de la tienda Family Dollar reportaron que la niña de cuatro años había tomado una muñeca que se llevó con ella sin pagarla. Están entendiendo lo ocurrido, una niña inocente, pero de piel oscura, toma una muñeca y la policía despliega un operativo que casi termina en una tragedia.

Esto, puede parecer exagerado, pero no lo es, las grabaciones de lo ocurrido durante el violento arresto, muestran al policía amenazando con dispararle a la mujer si ella no levantaba sus manos, algo a lo que ella le respondía que no podría, porque estaba cargando a su niña de un año, la cual no podía caminar, pero el agente, cuyo nombre no ha sido divulgado y quien a sido gratificado con trabajo de oficina, continuaba apuntando a la mujer y su bebe.

Mientras esto ocurría, otro agente apresaba a la pareja de la mujer y lo sometía de forma violenta, pese a que el hombre no se estaba resistiendo. En ningún momento, durante la agresiva detención, los dos detenidos mostraron ni un ápice de insubordinación o irrespeto a los agentes. Sin embargo, ellos no tuvieron reparo en maltratarlos, a tal punto que uno de los testigos tuvo que pedirle a uno de los agentes que se calmara.

Este comportamiento de la policía en Phoenix no es algo aislado. No se trató de un agente que perdió el control. No, ese no es el caso, porque en los Estados Unidos este tipo de accionar de la policía ocurre mucho más de lo que usted pueda imaginarse. Gracias a Dios, este caso, como otros que se han hecho viral en las redes sociales, ha sido grabado y hemos tenido la oportunidad de ser testigos de este tipo de conductas tan desagradables y reprochables.

En esta ocasión, como en otras tantas, los teléfonos celulares – con sus buenas cámaras – han permitido que un abuso policial quede evidenciado, pero pregúntense ¿qué pasa con los casos en que no hay celulares grabando? La respuesta es obvia, se comete el abuso y los agentes implicados mienten en el reporte, como ocurrió en este caso, donde uno de los agentes escribió que tuvo que separar las piernas de uno de los detenidos, pero en el video se le ve claramente pateando el sujeto.

La Policía como institución esta para protegernos, para brindarnos seguridad. La Policía debe de ser una institución en la que las personas puedan confiar, pero ese no es el caso. La Policía, no solo está actuando como una entidad recolectora de dinero con sus multas, sino que también se ha convertido en una entidad que infunde miedo y aterroriza a la población. Si no crees esto, solo piensa como sientes cuando estas manejando en una autopista o calle y notas que hay una patrulla detrás de ti. ¿piensa en cuál es tu primer pensamiento y reacción al verlos?

No estoy tratando de poner a todos los policías en el mismo paquete, porque es evidente de que hay muchos y quiero creer que son la gran mayoría que son muy decentes, profesionales y respetuosos. Al menos eso es lo que todos debemos de esperar de una institución que debe de tener como misión principal el respeto a la ciudadanía, la misma que con sus impuestos paga sus salarios.

Los diferentes departamentos de Policías del país tendrán que trabajar muy duro en tratar de recuperar la confianza de la población, esa misma población que ellos juran proteger cuando se enlistan y a la que desgraciadamente le están fallando de muchas formas.

Gracias al incidente de Phoenix, los residentes de la ciudad deberán pagar 10 millones de dólares a Dravon Ames y Iesha Harper, la pareja victima de la brutalidad policial. Porque si, el dinero con que la pareja será indemnizada proviene de los impuestos que los residentes pagan. Esos fondos pudieron haber sido usado en alguno programa o quizás equipos que ayuden a mejorar la seguridad ciudadana. Y todo esto, gracias al hurto inocente de una muñeca que en una tienda Familly Dollar no podría costar más de 10 dólares.

Mira aquí dos videos sobre el incidente grabados por transeúntes

Leer 158 times Modificado En 18 Junio 2019